Mostrando entradas con la etiqueta track. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta track. Mostrar todas las entradas

Senderismo; ruta a El Garranchal, en Losar de la Vera, Cáceres

Garganta del Vadillo, Losar de la Vera







ENLACE DE DESCARGA DEL TRACK AL FINAL DE LA ENTRADA


Vamos a descubrir una interesante y sencilla ruta senderista para para realizarla en familia, y que además es punto de partida para otras rutas por la zona mucho más complejas. Desde Losar de la Vera (Cáceres) buscaremos el paraje conocido como El Garranchal.

Losar de la Vera llama la atención nada más entrar en el; la carretera está flanqueada por setos con formas antropomórficas, objetos y animales. Desde hace más de 40 años estos arbustos vigilan la carretera y son un importante atractivo turístico para la Villa. Si vas a realizar esta ruta u otra que parta desde aquí, te recomiendo perder un poco de tiempo para descubrir estás obras de arte vegetales.



Los setos con formas de Losar de la Vera

Las pinturas murales tambien tienen cabida en Losar de la Vera


Siguiendo el track que nos va a guiar hasta el Garranchal (luego descubriré que es casi innecesario ya que la ruta está muy bien señalizada) pronto abandonamos el pueblo y comenzamos a ascender por un camino de cemento que no tardaremos demasiado en abandonar desviándonos por otro de tierra paralelo a una acequia. De forma muy cómoda recorremos esta senda a la vera de la Garganta del Vadillo hasta que un cartel nos indica que debemos continuar ascendiendo por un sendero a la par de una cañería; sin embargo, antes podemos continuar unos metros mas por el camino junto a la garganta porque apenas 50 metros más adelante encontramos una pequeña cascada artificial que vale la pena conocer siempre que baje suficiente caudal. Damos la vuelta y buscamos el sendero que he descrito antes para comenzar a ascender por el. Tras dar algunas revueltas mientras subimos, llegamos a otra pista que tomándola hacia nuestra derecha nos conduce ya directamente hasta El Garranchal.

Casa árbol para niños

Último día del otoño 2020 en La Vera

Toda la ruta esta muy bien señalizada

Cascada artificial justo antes de abandonar el fondo de la Garganta

Aquí, en El Garranchal encontraremos una bonita cascada natural y unos metros más arriba otra artificial provocada por el muro de una pequeña presa, ya que aquí se recoge agua para consumo humano. En época de mucho caudal podemos disfrutar de este salto de agua en todo su esplendor, y en caso contrario tendremos la posibilidad de cruzar al otro lado y continuar un poco más la ruta que nos llevaría hasta otro salto de agua más. El día de mi visita esto fue totalmente imposible, pero disfrute de esta rugiente cascada. Os recomiendo visualizar el vídeo de arriba para ver toda la ruta en detalle.

Cascada del Garranchal desde la parte superior

Cascada artificial en la zona de captación de aguas



Esta ruta, por su sencillez es apta para recorrerla en familia.





Senderismo; La Senda de las Viejas Piedras, Sierra de San Vicente (Toledo)


Sierra de San Vicente



Puedes descargar el track al final de la entrada


La Sierra de San Vicente, al norte de la provincia de Toledo, conserva todavía algunos importantes  restos de su pasado, cuando contaba con más recursos hidrológicos que ahora y sus laderas eran explotadas por monjes Carmelitas y otros propietarios. La Senda de las Viejas Piedras enlaza en algo más de 10 km por parajes de impresión varios enclaves que en su día tuvieron una importancia capital y de los cuales apenas quedan algunas interesantes piedras cubiertas de musgo. Esta ruta la defino como de dificultad moderada debido al ascenso al Cerro de San Vicente que puede llegar ase complicado por su corta pero fuerte pendiente. El resto de la ruta es un agradable paseo de montaña. Recomendada para realizarla en primavera u otoño. El invierno tambien es una buena época para recorrerla.  

La ruta comienza en el paraje conocido como El Pielago, avanzando por una pista de servicio del tendido eléctrico que nos lleva en dirección oeste. No tardaremos mucho en descubrir a unos 50 metros mirando a nuestra izquierda bajo la arboleda lo que parece un muro de piedra, pero realmente es la pared de una balsa de agua abandonada que alimentaba a tres molinos harineros ahora en ruinas. Hacia esa balsa dirigiremos nuestros pasos, bajando después por la antigua acequia fácilmente identificable entre los árboles hasta llegar a los molinos o más bien, lo que queda de ellos.


Molinos del Piélago

Tras recorrer estas viejas ruinas volveremos sobre nuestros pasos para regresar al Piélago y tomar un sendero justo al otro lado de la carretera, la cual seguiremos de forma paralela  hasta que lleguemos a un cercado metálico que nos obliga a girar a nuestra derecha y comenzar a ascender una moderada pendiente que conduce hasta el llamado Lomo Lucia, una elevación a 1227 msnm y la cual si no estamos atentos podremos pasarnos de largo. Continuaremos avanzando por el sendero siempre dejando la alambrada a nuestra izquierda. Cuando esta valla se desvíe tambien a la izquierda, deberemos seguirla por un camino claramente marcado pasando por dos cancelas que podemos abrir para continuar, dejándolas cerradas tras nuestro paso. Un poco mas adelante al llegar a una explanada con una bifurcación continuaremos unos metros por el camino de nuestra izquierda (seguimos paralelos a la valla) hasta que sobre unos 50 metros nos desviamos a nuestra derecha campo a través para intentar localizar los restos de un pozo de nieve, una construcción subterránea que permitía conservar nieve acumulada durante el invierno para venderla en los meses mas cálidos como hielo. Estas ruinas estaban hace un tiempo debidamente señalizadas, sin embargo, el vandalismo se ha cebado con estos paneles indicativos y los organismos competentes no los han repuesto.

Pozo de nieve 



Ahora toca volver sobre nuestros pasos buscando de nuevo la bifurcación que hemos dejado atrás, para tomar una senda que nos lleva por una pendiente ascendente bastante pronunciada al Monte de Venus, como tambien se conocía en la antigüedad al actual Cerro de San Vicente. Nuestro siguiente objetivo son las ruinas de la Ermita de los Santos Mártires de Talavera y el Castillo de San Vicente, medio kilómetro mas allá. Sobre estas viejas piedras ya hemos hablado en sendas entradas de este blog y han sido protagonistas de algunos de los vídeos del canal de YouTube de Senderos y Veredas. En la explanada que tenemos que atravesar para llegar desde las ruinas de la ermita hasta el castillo hubo hace siglos una abadía de la cual apenas se distinguen algunos restos de sus muros, muy dificilmente identificables. La Abadía del Piélago, como era conocida, fue fundada sobre el siglo XII. 

Ermita de los Santos Mártires; entrada a la cueva

Castillo de San Vicente


Algunos restos del Castillo de San Vicente

Cimitarra árabe graba en una roca; Castillo de San Vicente



Regresamos de nuevo por el mismo camino hasta la bifurcación que hemos tomado al subir por el sendero, pero no bajamos por el, sino que continuamos en dirección norte para conocer los restos del Convento del Piélago, parcialmente recuperado pero no visitable. Y tras haberle conocido, volvemos por el mismo camino hasta la carretera para buscar un camino forestal que nos conduce a varios enclaves de interés en estas montañas. Nosotros le seguimos, aunque rápidamente nos desviamos a la izquierda por un sendero que aparentemente no conduce a ninguna parte, pero lleva hasta un segundo pozo de nieve algo mejor conservado que el que hemos visto anteriormente. Imprescindible visitar su parte posterior.




Convento del Piélago


Volvemos a salir al camino y continuamos por el. En un par de kilómetros y justo antes de llegar a un muro donde un cartel reza "Al Campamento 1,5 km" podemos descubrir una fuente de cemento, mas bien abrevadero para ganado, que realmente es el nacimiento del río Guadyerbas, un importante afluente del Tietar. El lugar se llama Fuente Mingorria. Ahora continuamos siguiendo las indicaciones del cartel que hemos visto anteriormente en busca del Campamento Juvenil del Piélago, pero antes nos volvemos a desviar siguiendo las indicaciones de otro cartel rustico que nos señala la ubicación del Roble Grande, un árbol singular de estos bosques. Una vez le hemos conocido, regresamos por el mismo camino hacia el campamento y damos fin a esta senda.


Fuente Mingorria


Roble Grande



Puedes descargarte el track de esta ruta haciendo clic aquí.








    

Excursionismo; Ruta para conocer el Pino del Aprisquillo en La Adrada, Sierra de Gredos

En lo mas profundo de la Sierra de Gredos oriental y muy cerca del municipio de La Adrada (Ávila) nos encontramos con un soberbio árbol singular que preside estas montañas desde hace mas de 350 años, el llamado Pino del Aprisquillo o tambien conocido como Pino Cascalbo.

Pinares en la Sierra de Gredos


Visita el canal de YouTube de Senderos y Veredas haciendo clic aquí

Enlaces de descarga del track de esta ruta y mapa para realizar la ruta en coche o bicicleta por pistas de montaña al final de la entrada

Este gigantesco ser vegetal crece en la Garganta de la Gariza junto a un arroyo que se denomina Cascalbo (igual que el pino) en la cara sur de la Sierra de Gredos oriental. 

Llegar hasta este árbol puede ser bastante sencillo o  demasiado complicado, dependiendo de la ruta elegida. Porque o bien podemos subir en un recorrido que prácticamente se puede hacer en nuestro vehiculo por pistas llanas o bien lo podemos realizar por senderos y trochas que nos conducen a través de bosques bajo pinares y entre helechos; eso si, este ultimo recorrido esta mas bien indicado para personas amantes del senderismo y que no les importe "sortear obstáculos". También podemos subir caminando por las pistas forestales aunque damos un rodeo bastante pronunciado. Mi opción elegida para conocer al Pino del Aprisquillo fue atravesando senderos y trochas.

Cartel indicador al Charco de la Hoya

En el momento de realizar esta ruta el cartel indicador al Charco de la Hoya, que es en este desvío donde comienza nuestra ruta a pié, estaba tumbado en el suelo. Dejo mi vehiculo a un lado del camino y comienzo a caminar siguiendo el track que puedes descargar desde el enlace de mas abajo. un poco mas adelante cruzamos un puente donde podemos observar una cascada sobre la garganta del Charco de la Hoya y seguimos ascendiendo por esta pista, por donde un poco mas adelante pasaremos bajo una tubería de captación de aguas. Seguimos subiendo hasta encontrar un sendero en la parte izquierda  bastante ancho que asciende por la ladera de forma pronunciada; por hay tenemos que continuar. 


Sendero en ascenso

Todo hay que decirlo; el uso del GPS en esta ruta es imprescindible ya que en esta primera parte el sendero desaparece, ascendiendo por la empinada ladera de la montaña entre maleza pudiendo afirmar con certeza que esta parte es totalmente offroad. Sin embargo no es imposible subir por aquí debiendo tener bastante cuidado. Como referencia de esta parte de la ruta el remonte se hace de forma casi paralela a la la tubería que hemos visto mas abajo que ahora esta soterrada pero es claramente identificable. 

Una vez llegados hasta otra pista de montaña la ruta nos da un respiro ascendiendo de forma mas suave, hasta que encontremos un cruce de caminos, tomando nosotros un sendero que parte hacia la izquierda (ojo, que hay un camino que tambien nos sale a la izquierda, pero debemos tomar el sendero que nace casi paralelo a este camino). En todo este tramo es obligatorio seguir las indicaciones del track en nuestro GPS porque es muy facil equivocarse.

Paisajes que se abren en esta zona de la ruta

Garganta del Charco de la Hoya desde el sendero

Ahora este sendero nos transporta muy cerca de la Garganta del Charco de la Hoya, donde nos deleitaremos con las vistas que se nos ofrece desde la altura; pequeñas cascadas y saltos de agua. Y así hasta que la ruta nos saca a otra pista llana por la que tenemos que continuar. Y si estamos atentos al cielo con suerte podremos ver algún ejemplar de Buitre Negro o Leonado o quizá algún majestuoso Águila. Y cuando lleguemos a una curva en herradura hacia la izquierda donde podemos ver una fuente que el día de mi visita estaba seca, deberemos tomar un sendero que sale por la parte derecha de dicha fuente. Hay un cartel que estaba medio borrado en el cual se distingue la frase "Senda Ecológica", pues esa es la ruta que nos conduce al Pino del Aprisquillo. En prácticamente toda esta ruta las indicaciones brillan por su ausencia.

Pues tomamos esta senda ecológica y aquí, con un ultimo esfuerzo atravesando parajes naturales muy pintorescos llegamos al fin hasta el Pino del Aprisquillo.

Pino del Aprisquillo

Cartel informativo

Este soberbio ejemplar de pino negral comenzó a crecer aquí en tiempos de Carlos II de España, "el hechizado",  con lo cual nos podemos hacer una idea de las dimensiones históricas del Pino del Aprisquillo. Buscando información por la web me he encontrado distintas notas sobre sus dimensiones, asique nos vamos a hacer caso de las del cartel informativo que encontramos en su cercanía, considerándolas oficiales; 34 metros de altura y una anchura media en su copa de 22 metros. El resto de medidas las podéis ver en la imagen de arriba. Y contemplando tanto desde lejos como bajo sus ramas a este vetusto árbol nos queda muy claro que el esfuerzo de llegar hasta aquí ha valido la pena. 

La inmensidad del Pino del Aprisquillo desde su base

Me llama la atención que la madera de estos arboles haya sido bastante explotada para la construcción de barcos, ya que su constitución los hace ideales para tal fin. Y según el cartel "fueron la base para la construcción de los navíos de la "Armada Invencible".

 No es este el único árbol de esta especie que hay por la Sierra de Gredos, hay algunos mas ejemplares escondidos por estos bosques aunque hace años era bastante mas común, pero como siempre la mano del hombre, los incendios forestales y enfermedades o plagas propias de estos especímenes han mermado su población drasticamente.

Con muy buenas sensaciones por la experiencia y tras casi una hora sin querer abandonar el lugar le digo adiós al Pino del Aprisquillo y retomo el camino de vuelta por otra pista diferente a la que he traído esta mañana, convencido de que va a se mucho menos complicada la vuelta; una vez he llegado al final del sendero ecológico tomo la pista hacia la derecha y sigo las indicaciones del track, pero a medio camino del lugar donde tengo estacionado mi coche el GPS me indica que la ruta se vuelve offroad de nuevo, lo que en un principio no es problema para mi, pero en ese punto el terreno no acompaña y al final pierdo un valioso tiempo buscando la forma de salvar algunas barreras y terrenos muy inclinados o resbaladizos, porque por aquí el sendero sencillamente ha desaparecido volviéndose la ruta imposible de recorrer. Por eso una vez llegado de nuevo a la pista forestal (se supone que por aquí se atajaba) decido continuar por ella aunque recorriese algún kilómetro de mas. Por cierto, esta pista es la misma que se indica en el mapa que encontraras mas abajo para llegar hasta el Pino del Aprisquillo en coche, moto, bicicleta o caminando.


Regresando al punto de partida

Para el tramo final vuelvo a retomar la ruta original del track, ya que compruebo que los senderos indicados se tornan mas practicables con huellas inequívocas del paso de ciclistas, y tras atajar por estos bosques frondosos de la cara sur de Gredos llego sin novedad a mi vehiculo dando fin a la gratificante ruta que me ha llevado para conocer al imponente Pino del Aprisquillo.


Descarga el Track haciendo clic aquí

Descarga el mapa para llegar en vehiculo por las pistas de montaña desde La Adrada hasta la Senda Ecológica haciendo clic aquí