Mostrando entradas con la etiqueta sierra de san vicente. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sierra de san vicente. Mostrar todas las entradas

Senderismo; La Senda de las Viejas Piedras, Sierra de San Vicente (Toledo)


Sierra de San Vicente



Puedes descargar el track al final de la entrada


La Sierra de San Vicente, al norte de la provincia de Toledo, conserva todavía algunos importantes  restos de su pasado, cuando contaba con más recursos hidrológicos que ahora y sus laderas eran explotadas por monjes Carmelitas y otros propietarios. La Senda de las Viejas Piedras enlaza en algo más de 10 km por parajes de impresión varios enclaves que en su día tuvieron una importancia capital y de los cuales apenas quedan algunas interesantes piedras cubiertas de musgo. Esta ruta la defino como de dificultad moderada debido al ascenso al Cerro de San Vicente que puede llegar ase complicado por su corta pero fuerte pendiente. El resto de la ruta es un agradable paseo de montaña. Recomendada para realizarla en primavera u otoño. El invierno tambien es una buena época para recorrerla.  

La ruta comienza en el paraje conocido como El Pielago, avanzando por una pista de servicio del tendido eléctrico que nos lleva en dirección oeste. No tardaremos mucho en descubrir a unos 50 metros mirando a nuestra izquierda bajo la arboleda lo que parece un muro de piedra, pero realmente es la pared de una balsa de agua abandonada que alimentaba a tres molinos harineros ahora en ruinas. Hacia esa balsa dirigiremos nuestros pasos, bajando después por la antigua acequia fácilmente identificable entre los árboles hasta llegar a los molinos o más bien, lo que queda de ellos.


Molinos del Piélago

Tras recorrer estas viejas ruinas volveremos sobre nuestros pasos para regresar al Piélago y tomar un sendero justo al otro lado de la carretera, la cual seguiremos de forma paralela  hasta que lleguemos a un cercado metálico que nos obliga a girar a nuestra derecha y comenzar a ascender una moderada pendiente que conduce hasta el llamado Lomo Lucia, una elevación a 1227 msnm y la cual si no estamos atentos podremos pasarnos de largo. Continuaremos avanzando por el sendero siempre dejando la alambrada a nuestra izquierda. Cuando esta valla se desvíe tambien a la izquierda, deberemos seguirla por un camino claramente marcado pasando por dos cancelas que podemos abrir para continuar, dejándolas cerradas tras nuestro paso. Un poco mas adelante al llegar a una explanada con una bifurcación continuaremos unos metros por el camino de nuestra izquierda (seguimos paralelos a la valla) hasta que sobre unos 50 metros nos desviamos a nuestra derecha campo a través para intentar localizar los restos de un pozo de nieve, una construcción subterránea que permitía conservar nieve acumulada durante el invierno para venderla en los meses mas cálidos como hielo. Estas ruinas estaban hace un tiempo debidamente señalizadas, sin embargo, el vandalismo se ha cebado con estos paneles indicativos y los organismos competentes no los han repuesto.

Pozo de nieve 



Ahora toca volver sobre nuestros pasos buscando de nuevo la bifurcación que hemos dejado atrás, para tomar una senda que nos lleva por una pendiente ascendente bastante pronunciada al Monte de Venus, como tambien se conocía en la antigüedad al actual Cerro de San Vicente. Nuestro siguiente objetivo son las ruinas de la Ermita de los Santos Mártires de Talavera y el Castillo de San Vicente, medio kilómetro mas allá. Sobre estas viejas piedras ya hemos hablado en sendas entradas de este blog y han sido protagonistas de algunos de los vídeos del canal de YouTube de Senderos y Veredas. En la explanada que tenemos que atravesar para llegar desde las ruinas de la ermita hasta el castillo hubo hace siglos una abadía de la cual apenas se distinguen algunos restos de sus muros, muy dificilmente identificables. La Abadía del Piélago, como era conocida, fue fundada sobre el siglo XII. 

Ermita de los Santos Mártires; entrada a la cueva

Castillo de San Vicente


Algunos restos del Castillo de San Vicente

Cimitarra árabe graba en una roca; Castillo de San Vicente



Regresamos de nuevo por el mismo camino hasta la bifurcación que hemos tomado al subir por el sendero, pero no bajamos por el, sino que continuamos en dirección norte para conocer los restos del Convento del Piélago, parcialmente recuperado pero no visitable. Y tras haberle conocido, volvemos por el mismo camino hasta la carretera para buscar un camino forestal que nos conduce a varios enclaves de interés en estas montañas. Nosotros le seguimos, aunque rápidamente nos desviamos a la izquierda por un sendero que aparentemente no conduce a ninguna parte, pero lleva hasta un segundo pozo de nieve algo mejor conservado que el que hemos visto anteriormente. Imprescindible visitar su parte posterior.




Convento del Piélago


Volvemos a salir al camino y continuamos por el. En un par de kilómetros y justo antes de llegar a un muro donde un cartel reza "Al Campamento 1,5 km" podemos descubrir una fuente de cemento, mas bien abrevadero para ganado, que realmente es el nacimiento del río Guadyerbas, un importante afluente del Tietar. El lugar se llama Fuente Mingorria. Ahora continuamos siguiendo las indicaciones del cartel que hemos visto anteriormente en busca del Campamento Juvenil del Piélago, pero antes nos volvemos a desviar siguiendo las indicaciones de otro cartel rustico que nos señala la ubicación del Roble Grande, un árbol singular de estos bosques. Una vez le hemos conocido, regresamos por el mismo camino hacia el campamento y damos fin a esta senda.


Fuente Mingorria


Roble Grande



Puedes descargarte el track de esta ruta haciendo clic aquí.








    

Senda Ecológica del Pantano de la Portiña, Talavera de la Reina (Toledo)



Pantano de La Portiña con la Sierra de San Vicente al fondo



Visita el canal de You Tube de Senderos y Veredas


Puedes descargar el track de esta ruta al final de la entrada

Al norte de Talavera de la Reina, en un valle situado en la misma linde de la comarca de la Sierra de San Vicente encontramos este humedal artificial protegido. Debido a la proximidad con la población y el fácil acceso desde esta, el Embalse de la Portiña es un paraje natural muy frecuentado para uso y disfrute de los habitantes de Talavera y todas las poblaciones de alrededor. 

El Pantano de La Portiña con Talavera de la Reina y el puente atirantado de Castilla La Mancha. Al fondo, los Montes de Toledo.

Presa del Pantano de La Portiña

Orillas del embalse


Este embalse fue construido a mediados de la década de los años cuarenta del pasado siglo XX y acabado en el año 1947 sobre el cauce del arroyo de La Portiña que tras un corto recorrido desde su nacimiento en la cercana Sierra del Berrocal desemboca en el río Tajo. En tiempos el arroyo de La Portiña fue una importante arteria acuífera beneficiándose de su abundante caudal huertos y molinos de la comarca; ademas atravesaba la población de Talavera, estando hoy en día canalizado por la red de alcantarillado al igual que la práctica totalidad de arroyos que surcaban la ciudad y que muchas veces daban bastantes problemas con crecidas e inundaciones periódicas. El motivo de la construcción de este pequeño embalse fue el abastecimiento de agua potable a la creciente ciudad de Talavera. 

Un paraje con historia


Distintos momentos de la recreación histórica con motivo del 200 aniversario de la Batalla de Talavera

Hace ya más de 200 años el valle donde está situado el embalse de La Portiña fue testigo de una importante batalla en la Guerra de la Independencia contra los ejércitos Franceses a las órdenes de Napoleón Bonaparte y bajo el mando directo en nuestro país de su hermano José Bonaparte, rey de España por un corto periodo de tiempo con el nombre de José I (1808-1813). Entre los días 27 y 28 de julio de 1809 combatieron en estas tierras los ejércitos de la coalición hispano-británica bajo el mando inglés de Arthur Wellesley, más conocido como Duque de Wellington y el general Gregorio Cuesta por parte de los españoles. En el bando napoleónico la cabeza visible era el mismísimo José Bonaparte. Separados por apenas un kilómetro con el arroyo de la Portiña entremedias podemos descubrir dos elevaciones; al oeste el cerro de Medellín, donde se apostó la artillería británica y al este el Cerro de Cascajal, base de operaciones de los ejércitos napoleónicos, aunque la línea del frente discurría desde este valle hasta Talavera, tres kilómetros al sur.
Tras dos días de sangrientos combates entre los dos ejércitos, el amanecer del día 29 de julio descubrió que los imperiales napoleónicos habían abandonado el campo de batalla amparados en la oscuridad de la noche dejando a los españoles y británicos con la sorpresa de una inesperada victoria táctica.


Monolito conmemorativo de la batalla en el Cerro de Medellin. No es visitable debido a que está situado en propiedad privada. 

El humedal protegido

Encina


Orugas Procesionarias

Este enclave creado por la mano del hombre es un refugio de aves acuáticas y otros animales terrestres, como Turones, Somorgujos, Oropéndolas, Garzas, Erizos, etc. También podemos encontrarnos con Culebras de Agua, todo tipo de anfibios autóctonos y las temidas orugas Procesionarias. En cuanto a vegetación predominan los Eucaliptos, Encinas, Sauces, Pinos y plantas acuáticas como los Juncos. También en otoño los aficionados al Mundo Funji tienen su oportunidad de disfrutar de una cierta variedad mitológica, y los amantes del deporte de la pesca pueden capturar sobre todo ejemplares de Carpas y en menor medida Lucios y Black Bass, siendo este pantano un lugar muy popular para la práctica de esta actividad.






Por toda esta diversidad natural y de ocio el Embalse de la Portiña fue declarado como entorno protegido, habilitándose un sendero ecológico que rodea sus orillas y creando más recientemente un circuito saludable con distintas máquinas para realizar ejercicios al aire libre por una parte del sendero ecológico. Para evitar dañar en todo lo posible este lugar, el acceso con vehículos a motor está restringido, existiendo algunos aparcamientos públicos, y por supuesto, el baño en sus aguas está totalmente prohibido así como navegar con todo tipo de embarcaciones por todo el embalse. Por aquí podemos encontrar en cualquier época del año personas paseando, practicando senderismo, ciclismo, running, por supuesto pescando o sencillamente disfrutando ver una agradable jornada en plena naturaleza con familia y amigos.



Viejos Molinos en La Sierra de San Vicente








En la Sierra de San Vicente, provincia de Toledo, encontramos importantes restos de construcciones repartidos por toda su área. Uno de ellos que además salta a la vista a la vez que permanece oculto son los molinos en ruinas que podemos encontrar muy cerca del paraje conocido como El Piélago. 
Estas sierras hace siglos eran explotadas en su mayor parte por la Orden de los Monjes Carmelitas Calzados que aquí tenían su residencia y como parte de sus actividades de financiación estaba la regencia de algunos molinos hidráulicos. 
Hay que señalar que debido al clima de hace siglos atrás en los cuales todo el hemisferio norte sufrió una pequeña era glaciar (Pequeña Edad de Hielo) desde los años 1550 hasta 1850 aproximadamente con fríos extremos y abundantes nevadas en cotas bastante mas bajas que hoy en día, estas montañas contaba con grandes recursos hidrológicos; abundaban las  fuentes y manantiales por doquier. Por tanto era lógico aprovechar tal abundancia para el beneficio del hombre.


Antigua presa donde se acumulaba agua para garantizar el funcionamiento de los molinos en epoca de molienda; boca de salida hacia la acequia hoy desaparecida.

Restos del cubo de presión del molino hoy desaparecido y todavía visible junto a la carretera comarcal  TO 9045-V


Detalle del cubo de presión; podemos ver en la parte inferior la salida de agua o saetin junto a la carretera


Los tres molinos que se muestran en esta entrada de Senderos y Veredas aprovechaban un solo torrente de agua estando situados los tres uno detrás del otro y son muy accesibles, ubicados en una pradera en pendiente descendiente que desde su parte mas inferior nos permite disfrutar de unas vistas impresionantes de la cara sur de la sierra con el pantano del Guadyerbas al fondo. Para entrar en esta pradera con nuestro  vehiculo deberemos tomar la carretera TO 9045-V que recorre estas montañas desde Navamorcuende hasta El Real de San Vicente (o viceversa) y entre los puntos kilométricos 9 y 10 encontramos un desvío en dirección sur que es por donde entraremos, justo enfrente de un torreón de piedra que llama poderosamente la atención y que no es otra cosa que los que queda de uno de los molinos, viendo rápidamente algunas construcciones modernas abandonadas y un deposito de agua tambien en desuso. También puedes ver el punto de entrada a esta pradera desde Google Maps haciendo clic aquí.

El torreón al que me he referido antes no es otra cosa sino una parte importante de algunos molinos llamada cubo de presión; el agua se precipitaba desde la parte superior cogiendo fuerza para dar impulso a la rueda con aspas llamada rodezno, que a su vez transmitía este movimiento a las piedras de moler mediante un eje llamado árbol. Aquí la construcción de la carretera ha eliminado el edificio del molino y por la parte superior encontramos la base de la acequia por donde bajaba el agua de la sierra. Si seguimos el sendero claramente definido de esta acequia en dirección ascendente descubriremos un poco mas arriba la presa o balsa donde se acumulaba el agua procedente de torrentes y arroyos. Esta presa tenia su importancia ya que en épocas de poco caudal se almacenaría aquí el agua para cuando hubiese cantidad suficiente poder soltarla y mover los mecanismos del molino mas abajo. 


Restos de otro molino; vista superior de la estancia donde estaría situada la rueda con las aspas

Vista de la misma estancia desde otro angulo

Salida del agua desde el exterior

En la pradera donde hemos dejado nuestro vehiculo encontramos justo a continuación del cubo que hemos visto antes los restos de un segundo molino en el cual no encontramos evidencias de cubo, sino que aprovechaba la fuerza del agua que salia del primer molino que suponemos saldría con la suficiente presión. De esta construcción apenas queda casi nada. Pero a continuación descubrimos un enorme edificio de piedra que es el tercer molino de esta zona. Este si contaba con cubo de presión aunque por desgracia no pude entrar en el ya que esta invadido por la vegetación, pero hubiese sido interesante haberle visto por dentro conformándome con tomar fotos y vídeos de su deteriorada fachada. 

Tercer molino situado en esta zona, la construcción destaca por su gran tamaño

Detrás de la maleza se esconde la salida del agua

El paraje donde se sitúan estos tres molinos se presta para la práctica del senderismo.


Justo en la parte inferior de este molino y hacia la derecha, se intuyen otros restos de lo que parece un cuarto molino que tomaría el agua desde otro arroyo distinto. 

No tengo constancia de la época de construcción y funcionamiento de estos artificios, pero si tengo en cuenta los datos de fundación del Convento Carmelita del Pielago (s. XV), supongo que estos molinos estarían datados como poco en los siglos XV o XVI. También imagino que en los últimos años de la Pequeña Edad de Hielo -a la cual nos hemos referido al principio de esta entrada- entre los siglos XIV y XIX con temperaturas mas bajas de las que se dan hoy en día, pues seguramente a partir del siglo XVIII ya seria bastante acusado el ascenso progresivo de las temperaturas y la consiguiente subida de las cotas de nieve, dejando de ser rentables muchas de las actividades económicas que financiaban el convento y si a eso le añadimos las posteriores desamortizaciones que privaron a los frailes de sus posesiones en estas tierras, se puso fin a la época de actividad de estas construcciones que corren el riesgo de desaparecer para siempre. 



Ruta senderista de Los Cuatro Picos de la Sierra de San Vicente


Vistas de la Sierra de Gredos desde la Sierra de San Vicente 




Esta entrada corresponde a la ruta conocida como "Los Cuatro Picos" en la Sierra de San Vicente, Toledo, un sendero no muy complicado de recorrer que nos conduce por parajes muy singulares de esta elevación Toledana que es una espolón de la Sierra de Gredos oriental y conecta en cadena gracias a otras elevaciones de cota mas baja con la Sierra de Guadarrama. Podemos considerar a esta entrada de Senderos y Veredas como la segunda parte de un post anterior donde realizábamos la ascensión al cerro de San Vicente o Monte de Venus (1320 msnm) visitando las ruinas del castillo que se pueden ver en su cumbre y lo que queda de una antigua ermita construida sobre la cueva donde -según cuentan las crónicas- se refugiaron de los romanos los hermanos Santos Mártires de Talavera; Vicente, Sabina y Cristeta. Puedes ver el post anterior haciendo clic aquí.

Esta ruta la realizamos junto con el grupo senderista Trekking Tachamontes de Talavera de la Reina. He añadido tambien códigos Plus de Google Maps para facilitar la localización de puntos de interés; solo hay que copiar el contenido entre comillas en Google Maps y nos llevará directamente al punto deseado o sencillamente hacer clic en el enlace.

Iniciamos desde el paraje conocido como El Pielago, un área recreativa natural muy conocida en la zona y punto de partida de diferentes rutas por estos bosques. El código Plus de Google Maps de El Pielago es "47V7+58 El Real de San Vicente"

Excursionistas descendiendo del Pico Pelados


Siguiendo el track descargado en nuestro gps, la primera elevación con la que nos encontramos o primero de estos cuatro picos es el Lomo Lucia, apenas reconocible entre la arboleda por el mojón de piedras que lo señala (código Plus "47Q6+HV El Real de San Vicente" ubicación aproximada). Realmente llegar hasta aquí no supone ninguna dificultad. Continuando por el sendero y tras abrir dos puertas que no hay que olvidar de dejar cerradas de nuevo, buscamos un antiguo nevero o Pozo de Nieve, que es un lugar donde se almacenaba la nieve recogida en los fríos inviernos que azotaban a  estos parajes conservándose gran parte del año incluso en verano. Hay que tener en cuenta que los años en que estos pozos de nieve estuvieron en activo corresponden con la denominada "Pequeña Edad de Hielo", acaecida entre los siglos XIV al XIX con fríos extremos y nevadas abundantes en muchas zonas de España, como era el caso de la Sierra de San Vicente donde hoy en día apenas cae nieve. La explotación de estas montañas estaba en manos desde el siglo XVII de la congregación de Padres Carmelitas que habitaron en estas tierras desde la fundación del Convento del Pielago, hoy en ruinas, (código Plus de Google Maps "47QC+4Q El Real de San Vicente") hasta el siglo XIX, los cuales se financiaban con la venta de nieve convertida en hielo por toda la comarca, ademas de otros lucrativos negocios. El pozo de nieve que se puede visitar aquí (ubicación aproximada con código Plus "47P9+4W El Real de San Vicente") está prácticamente desaparecido, totalmente invadido por la vegetación. Según David Miguel Rubio, guía de montaña, promotor turístico de la zona, autor del blog www.elrealdesanvicente.blogspot.com y profundo conocedor de estas tierras que nos acompañaba en la ruta, hacen falta mas inversiones para estudiar, promover y conservar el patrimonio histórico escondido y que se está echando a perder ya que al fin de cuentas es algo que beneficia a toda la comarca de la Sierra de San Vicente. En el vídeo se pueden ver imágenes del pozo de nieve en la actualidad y apenas hace unos años, mucho mas despejado de maleza.

Después de "intentar" ver lo que queda de este pozo de nieve (luego visitaremos otro) continuamos por el sendero que nos señala la subida al Monte de Venus o Cerro de San Vicente, que en esta ocasión, debido al confinamiento sanitario por el Covid 19 y las abundantes lluvias de esta pasada primavera 2020 se encuentra casi invadido por la vegetación (código Plus "47M9+VH El Real de San Vicente"). Este es nuestro segundo pico de la ruta.

Una vez arriba solo hay que seguir los senderos que conducen hasta pasar por las ruinas de la ermita de los Santos Mártires (código Plus de Google Maps "47HC+QF Hinojosa de San Vicente"), donde podemos bajar hasta la entrada de la cueva que según "cuentan las crónicas antiguas" se ocultaron los tres Hermanos Mártires de Talavera de la persecución Romana. Aquí David Miguel Rubio vuelve a señalar la falta de estudios arqueológicos en esta zona, ya que la cueva está cegada por escombros siendo accesible solo la entrada. Es posible que este lugar ciertamente sagrado desde el siglo XVII albergue todavía algún tesoro oculto.

Ruinas de la Ermita de los Santos Mártires; entrada a la cueva


Un poco mas al sur divisamos las ruinas del Castillo de San Vicente, al cual tambien nos acercamos y  desde allí contemplamos las impresionantes vistas que se abren al valle del río Tajo (código Plus de Google Maps "47GC+XF Hinojosa de San Vicente". En este lugar tambien existió una abadía fundada en el siglo XII prácticamente adosada al castillo, pero de la cual solo se conservan algunos restos poco reconocibles.

Cruz tallada en una roca; cercanías de la ermita de los Santos Mártires


Desde aquí bajamos hasta el punto que Google Maps denomina "aparcamiento de vehículos día de Rally" con código Plus "47PG+J7 Castillo de Bayuela" que realmente es un pinar donde muchas personas dejan estacionados sus vehículos y ascienden caminando al castillo. Nuestro siguiente objetivo es el Pico Pelados pero pasando antes por el segundo pozo de nieve que aunque en ruinas, si es visitable. El código Plus de este lugar es "47QG+H7 El Real de San Vicente". Para acceder a este pozo debemos bajar por el sendero y al llegar al muro seguir por la izquierda hasta llegar a la parte trasera. A fecha de la grabación del vídeo se podía acceder sin problema. 

El Pico Pelados hace honor a su nombre; una elevación sin apenas nada de vegetación con un repetidor de señal de televisión en su cumbre. El código plus es "47WJ+CR El Real de San Vicente".

Ganado en la cumbre del Cerro de San Vicente


Y para finalizar la ruta llegamos hasta el Pico Cruces, el ultimo del track que con sus 1373 msnm ofrece unas vistas impresionantes del Valle del Tietar y la Sierra de Gredos. Código Plus de Google Maps "5734+FW Almendral de la Cañada"
Por cierto, la imagen de satélite de Google aparece emborronada ya que aquí hay un bosque de repetidores de telefonía y televisión muy importante. También hay una torre de observación contra incendios forestales.


Regresamos a nuestro punto de origen por una trocha que antiguamente era un sendero de servicio de la linea de tendido eléctrico que llevaba energía hasta la cumbre del pico Pelados y que hoy, imagino, estará soterrada. Lamentablemente no puedo señalarla en Google Maps ya que no tengo muy claro el inicio de este sendero, asique mejor seguir las indicaciones que nos marca el gps.

Aquí termina la ruta de Los Cuatro Picos; sin embargo, David Miguel Rubio me comentó de pasada  donde estaba situado el nacimiento del río Guadyerbas, un corto pero importante afluente del río Tietar que nace en estas sierras y cuyo curso riega siendo un pequeño arroyuelo que cruza el paraje de El Pielago. Asique, ni corto ni perezoso a la semana siguiente regrese por mi cuenta a estos lares para conocer de primera mano el lugar. El río Guadyerbas nace en un punto llamado Fuente Mingorria, entre los picos de Pelados y Cruces, y muy cerca del camino que nos condujo hasta estas cumbres. De hecho, la fuente es perfectamente visible y nunca se me hubiese ocurrido que en ese lugar nacía este pequeño río. En la fuente (o mas bien pilón para abrevar el ganado) había muy poca agua, pero de la tierra a su derecha brota un hilo de agua que se desliza suavemente valle abajo de forma constante. El código Plus de la Fuente Mingorria es "47XG+M4 El Real de San Vicente".


Entorno de la Fuente Mingorria. Se puede observar la humedad de la tierra


Fuente Mingorria. En las sombras de la parte derecha ya se puede verse al río Guadyerbas iniciando su camino hasta el río Tietar

Track de la ruta clic aquí!

Información sobre los Pozos de Nieve clic aquí!



www.senderosyveredas.com

Cerro Cabeza del Oso, Sierra de San Vicente.



Cumbre de Cabeza del Oso. Un Mar de Niebla cubre el Valle del Tajo. Entre las nubes y el cielo se distinguen los Montes de Toledo (vista al sur).



Seguimos añadiendo a Google Maps lugares con cierto interés histórico, sitios pintorescos, etc. En este caso señalamos el cerro Cabeza del Oso, situado junto al bonito pueblo de El Real de San Vicente (Sierra de San Vicente, Toledo), una elevación con unas impresionantes vistas y restos de un antiguo asentamiento celta que, cuentan las leyendas, fue bastión del caudillo lusitano Viriato en su lucha contra los romanos. La ruta que tomamos nosotros es muy sencilla y parte desde el mismo Real de San Vicente con distintas opciones para ascender, recorriendo caminos y senderos señalizados. También se puede realizar la ruta circular completa de 16 kilómetros PR-TO 21 que amplia el recorrido ascendiendo al Monte Pelados con sus mas de 1300 metros de altitud. Si lo deseas, puedes ponerte en contacto con Senderos y Veredas para mas información. 


El autor junto a los restos visibles del castro celta (diciembre 2018)


Por cierto, para los amantes del senderismo existen distintas rutas señalizadas que recorren la impresionante Sierra de San Vicente, al norte de la provincia de Toledo y muy cercana a la Sierra de Gredos en su variante oriental. Una de las mas conocidas es la "Senda de Viriato", ruta circular que une distintos puntos de interés por toda la zona y una longitud total de 141 kilómetros divididos en varias etapas que se pueden realizar de forma autónoma o en varios días consecutivos pernoctando por la zona.

Fuente: www.cuentatuviaje.net

Para mas información, puedes consultar la web cuentatuviaje.net 
Síguenos en Facebook: @veredistas