Senderismo; ruta al Risco Ñañas, al norte de los Montes de Toledo



Risco Ñañas





DESCARGATE EL TRACK DE LA RUTA AL FINAL DE ESTA ENTRADA

Los Montes de Toledo ofrecen muchos parajes sorprendentes a la par que desconocidos. El que voy a describir en estas líneas es uno de esos que llaman la atención por su nombre -Risco Ñañas- pero que según vas recopilando información sobre este lugar te das cuenta que es mucho más que una sencilla ruta, sino que también es un paraje con cierta magia, plagado de historias y conspiraciones secretas.




Valle de los Castaños

Amanita Muscaria, seta no apta para consumo humano


El Risco Ñañas o Ñaña está situado al mismo borde de los Montes de Toledo, en el término municipal de Los Navalucillos, aunque esta ruta la iniciamos desde el cercano pueblo de Espinoso del Rey. Por aquí vamos a recorrer un fértil valle por pistas forestales en muy buen estado. Esta ruta está señalizada como "Ruta de los Castaños" por ser un árbol no autóctono antiguamente cultivado por la mano del hombre en estas tierras. Rápidamente llegamos a una zona de pinares y comenzamos a ascender por las laderas de las primeras montañas, descubriendo al Risco Ñañas desde la distancia si miramos un poco hacia nuestra izquierda. La subida que vamos a iniciar es bastante suave pero constante hasta llegar a un collado desde donde contemplaremos unas vistas impresionantes de la Sierra del Castillazo, que se eleva profundizando más al sur en los Montes de Toledo. Girando a nuestra izquierda ya vemos claramente la forma del Risco Ñañas y el camino que nos conduce hasta el, no tardando en llegar a un cartel indicador que a mí parecer rompe totalmente con el entorno del lugar. Siguiendo el sendero encontramos rápidamente el mirador que se abre bajo el Risco Ñañas.


Rico Ñañas desde el collado homónimo

Sierra del Castillazo

Hay que extremar la precaución en este lugar; bajo nuestros pies se abre un importante abismo y las rocas por las que pisamos pueden ser muy traicioneras. No es recomendable salir de la zona habilitada con la barandilla de madera. En contrapartida disfrutamos de unas vistas que nos sorprenden, divisando toda la provincia de Toledo de sur a norte hasta la Sierra de Gredos ya en las provincias de Ávila y Cáceres. Bajo las sombras del Risco Ñañas encontramos un refugio en las rocas al cual se accede por un pequeño sendero. Este fue reducto de bandoleros y maquis, quedando restos visibles del humo de las hogueras aquí prendidas para calentarse del frío aire que azota estás alturas en época invernal. Hay que reconocer que el lugar se presta como baluarte, ya que este mirador es una atalaya natural como pocas por estas montañas.


Refugio de bandoleros y maquis

Vistas desde el mirador

Risco Ñañas

Puesto que aunque el día estaba soleado soplaba un viento frío, no tardamos en ponernos de camino de vuelta, bajando por la misma pista pero rodeando por otra ruta el Cerro del Molinillo que nos llevaría con facilidad hasta el mismo punto de partida.

Los pinares son muy abundantes por toda esta zona


En resumen, esta ruta es aconsejable para todo el mundo, ya que no requiere de grandes esfuerzos para llegar al mirador del Risco Ñañas. Solo hay que tener en cuenta el barranco que se abre en el, aunque si no salimos de la zona tras la barandilla habilitada no deberíamos de tener ningún problema ni percance.

DESCARGA EL TRACK DE ESTA RUTA HACIENDO CLIC AQUÍ


No hay comentarios:

Publicar un comentario