LA ALHAMBRA DE GRANADA

Me acuerdo perfectamente cuando comence a publicar SENDEROS Y VEREDAS hace unos años. El objetivo era (y es todavía) crear pequeños reportajes de mis escapadas y pequeñas excursiones añadiendo no mas de 15 o 20 imágenes por entrada. Un gran problema con el que me encontrado en esta auto-limitación de subida de imagenes es, como con esta entrada, el numero de imagenes para seleccionar supera con creces las 400 y no quieres descartar ninguna; porque cuando visitas una ciudad como Granada y quieres guardar un recuerdo de todo lo que vas descubriendo a tu paso, necesitas una tarjeta de memoria bastante grande para almacenar tantas maravillas. 

Ciudad de Granada
 
Recuerdo mi primera visita a Granada en el año 1989, con 14 años de excursión de fin de curso de la antigua EGB. Un profesor nos estuvo explicando unos días antes bastante detalladamente que es lo que íbamos a ver en Granada, centrados principalmente en La Alhambra. Una de las cosas que recuerdo de aquellas explicaciones era que Granada era una ciudad que enamora, y si vas a conocerla, antes o después regresaras de nuevo. Y exactamente es eso lo que me ha pasado a mi.

¿que contar de La Alhambra y de la Ciudad de Granada que no se haya contado ya? Todos conocemos su historia, sobre todo lo relacionado con el fin de la Reconquista a manos cristianas del dominio árabe por los Reyes Católicos y popularizado ultimamente en la serie de televisión “Isabel” y declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984 por la UNESCU. Nuestro viaje comienza en las cumbres mas altas de la Península Ibérica: Sierra Nevada.




Pico Veleta y las pistas vacías de nieve.




















La visita hasta Sierra Nevada fue muy rápida, ya que la idea era pasar el día allí realizando algún tipo de actividad improvisada. Pero me encontré que desgraciadamente no había casi movimiento ni actividad en la estación de esquí, debido a la falta total de nieve pese a que estábamos en el mes de noviembre, por lo cual decidí bajar y centrarme en visitar la ciudad de Granada. Solo tomé algunas imagenes de la estación, de las pistas y del imponente pico Veleta, claramente identificable incluso desde Granada ciudad.

 
Granada es una ciudad muy cosmopolita y llena de vida gracias a la gran cantidad de turistas que visitan su legado histórico y por los estudiantes llegados de todo el mundo en programas de intercambio. En la web oficial Turismo Ciudad de Granada encontramos sugerencias para organizar nuestro propio tour. En mi caso, y ya que llegue a la ciudad pasado el mediodía, la primera visita (obligatoria) fue a las típicas tabernas que abundan por los alrededores de la Calle Navas, muy conocida por ser el centro gastronómico de la zona, por su gran variedad de tapas y raciones para reponer fuerzas acompañadas por una fresca cerveza o un delicioso vino. Una vez saciado el apetito, comencé la visita a la ciudad.


Desde la calle Navas, si subimos en dirección a la Plaza del Carmen donde se encuentra ubicada la Oficina de Turismo, llegamos a una de las arteria principales de la ciudad, la calle Reyes Católicos. Yo tomé esta calle en dirección a la zona histórica (todo esta muy señalizado), concretamente a la Catedral. Buscando la calle Estribo podemos acceder a esta por un moderno zoco que invita a curiosear entre sus comercios de artesanía. También podemos continuar hasta la Plaza de Isabel la Católica y girar a la izquierda por la calle Gran Vía de Colón, buscando la Catedral.

Monumento a la toma de Granada por parte de los Reyes Católicos al rey Nazarí Boabdil el Chico.

Entrada a la Capilla Real de la Catedral.

















































Una de las visitas obligadas en la Catedral de Granada es La Capilla Real, donde reposan los restos de los Reyes Católicos en una cripta muy sobria y accesible al público. Junto a los sarcófagos de Isabel y Fernando también encontramos los de Juana I, Reina de Castilla, también conocida como “la loca”, Felipe el Hermoso y el Príncipe de Asturias Miguel de la Paz, nieto de los Reyes Católicos y fallecido a los dos años de edad. Sobre la cripta podemos contemplar el soberbio mausoleo con las figuras yacentes de Isabel, Fernando, Juana y Felipe.

Como comentario adicional, solo añadir que en esta Catedral reposan los restos, entre otros, de Hernando de Talavera, confesor y consejero de la reina Isabel, primer Arzobispo de Granada.


Volviendo nuestros pasos hacia la Gran Vía de Colon y retomando en dirección la zona histórica, no tardaremos en encontrarnos con la Plaza Nueva. Es una amplia zona donde abundan las cafeterías y restaurantes. Al fondo podemos ver una iglesia, denominada de Santa Ana. Hacia allí nos debemos de dirigir continuando por la calle peatonal empedrada llamada Carrera del Darro que nace junto a la boca de canalización subterránea del rió del mismo nombre, Darro.  

Este es uno de los lugares mas románticos y mágicos que puedas encontrar en la ciudad; caminar junto al río Darro, escuchar el sonido del agua, contemplar los puentes de piedra que atraviesan el cauce y las viejas mansiones que te rodean y, de pronto, sobre los tejados de tu derecha, ver aparecer poco a poco las imponentes torres de La Alhambra de Granada.

Vista de La Alhambra desde el Rio Darro


Y así, bajo su sobrecojedora sombra, llegamos al Paseo del Padre Manjon, un punto de reunión multicultural bajo la estela de los Palacios Nazaries que nos ofrece una visión muy amplia del conjunto de La Alhambra de Granada.

Desde este paseo podemos optar por varias rutas. Una de ellas es subir (a pié o en taxi) por la Cuesta del Chapiz internándonos en el barrio de El Albaicín o buscando el camino que lleva hasta el Sacromonte, el "arrabal granaino" famoso por sus viviendas construidas en cuevas y sus leyendas locales. También es visita obligada para los amantes del arte flamenco.

En el Albaicín nos encontramos con la Plaza Cementerio de San Nicolás, la iglesia de nombre homónimo y el famoso Mirador de San Nicolás, con una de las vistas mas espectaculares y famosas de La Alhambra y Sierra Nevada al fondo. Es muy fácil de encontrar sin ayuda de gps o planos. Solo sube y sigue a los que te preceden.


 
Vista del conjunto de La Alhambra desde el Mirador de San Nicolás

La Alcazaba

La Alhambra desde el Paseo del Padre Manjon al anochecer.




















Y aquí comenzamos un breve paseo por lo que los Árabes llamaban «al-Qal'a al-hamra» o Fortaleza Roja, y nosotros llamamos Alhambra de Granada.

El Generalife era el lugar privado de retiro y descanso de los Reyes Musulmanes. Es un paraje donde el agua corre por doquier y da una agradable sensacion de frescor y relax.

Vista del Albaicín desde el Generalife

Jardines del Generalife

Los palacios del Generalife destacan por su sobriedad

Patio de La Acequia

La Alcazaba y Palacios Nazaries desde el Generalife desde el Patio de la Acequia


















Detalles ornamentales del Patio de la Acequia

Patio de Los Cipreses y el "Cipres de La Sultana"

Vista del Palacio del Generalife


Alrededor de estos jardines existen gran cantidad de yacimientos arqueologicos, tanto de antiguos palacios y edificaciones militares como restos de canales y otras obras hidrahulicas.

Las excavaciones arqueologicas estan muy presentes en toda la ciudadela de La Alhambra.

El Palacio de Carlos V, a mi entender supone un majestuoso "roto" del encanto visual del conjunto, una mole de piedra totalmente fuera de lugar. No quiero decir que el edificio sea feo o este mal, solo que hoy en día no creo que se consentiría su construccion en el lugar que esta ubicado. De todos modos, las circunstancias de la época de inicio de las obras justifican quizá todos los contras y quiza tambien gracias a este palacio se conserve el conjunto de la ciudad palatina de La Alhambra tal como la conocemos hoy en dia, aunque eso nunca lo sabremos a ciencia cierta. Su construccion fue ordenada por el emperador en el año 1527 y no fue acabada la obra hasta bien entrado el siglo XX, en 1957. 



Este palacio de estilo renacentista es visita obligada y contiene interesantes exposiciones, ya que es sede del Museo de la Alhambra y Museo de Bellas Artes de Granada.

Nuestra visita a La Alhambra continua atravesando la Puerta del Vino y accediendo a la Plaza de los Aljibes, para seguidamente visitar La Alcazaba.

La Alcazaba es la zona militar de la ciudad palantina y la de construccion mas antigua. Ademas de las famosas torres se puede ver lo que queda de la antigua ciudad militar, aljibes, mazmorras, almacenes, etc. Y antes de la construccion de los palacios Nazaries tambien era la residencia del Sultán.

Puerta del Vino

Palacios Nazaries desde la Alcazaba

El Albaicin y el Mirador de San Nicolás desde la Alhambra

El barrio del Sacromonte desde La Alcazaba

La mas alta es la Torre de La Vela, un poco mas abajo la Torre de Armas y la Muralla

Torre del Homenaje a la derecha, Torre Quebrada a la izquierda y abajo las murallas

La Ciudad Castrense






















Como se puede apreciar en las imagenes, esta fortaleza dominaba todo el paisaje de alrededor. La elevación natural donde esta construido se llama Cerro de Sabika.

Despues de visitar la imponente Alcazaba, el siguiente paso corresponde a los Palacios Nazaries, centro administrativo y residencia de los Sultanes hasta su expulsión. Los Palacios Nazaries se forman realmente por la unión de dos palacios, el de Comares y el de Los Leones. La primera sala a la que accedemos se llama Mexuar.

Detalles de la decoración del Mexuar

Esta sala se usaba para audiencias y reuniones de estado. Es la mas antigua del palacio y ha sido muy remodelada a lo largo de los siglos.

Desde esta estancia pasamos por un patio presidido por una fuente al Palacio de Comares. Uno de los entornos mas conocido de este palacio es el Patio de los Arrayanes. La Torre de Comares preside todo el conjunto. En su interior se ubica la Sala de Embajadores o de Comares con sus impresionantes decoraciones, en su mayor parte, versos del Corán.

Patio de los Arrayanes. El agua, siempre muy presente.


Detalles de las magnificas decoraciones e inscripciones que hay por todas partes.

Otro lugar emblematico que se visita a continuación es el Palacio de los Leones, la parte más privada de todo el conjunto, ya que era la residencia de los Sultanes Granadinos. Practicamente, la vida en estas estancias giraba alrededor del Patio de los Leones, con su fuente central que alimenta cuatro arroyos artificiales que se reparten en cuatro distintas estancias. Estas salas se denominan Sala de los Reyes, Sala de las Dos Hermanas, Sala de los Alimeces y la Sala de Los Abencerrajes, alcoba del Sultan y lugar de leyenda negra (ver la Matanza de los Abencerrajes).  Es interesante destacar las impresionantes decoraciones del interior del palacio y la sobriedad que demuestra en el exterior, como mandan las tradiciones islamicas.


Fuente de los Leones


Los detalles sobresalen por todas partes.


Una anécdota ocurrida en mi primera visita a estos palacios en 1989: recuerdo que, estando en este mismo patio y sin ninguna mala intención, apoye mi espalda en una de estas columnas de forma distraida. Pues al momento, aparecieron tres personas reprochandomelo a voces y amenazando con expulsarnos a todos los de mi grupo (excursión de fin de curso) si continuábamos "tocándolo todo". La amenaza surtió efecto, ya que no volví casi ni a respirar, por si acaso. Pues en mi segunda visita, con mucho cuidado y respeto con este bello entorno pero con total conocimiento de causa, una de mis ocupaciones principales fue toquetear todo lo que no estaba acordonado, prohibido o restringido, columnas del Patio de los Leones incluidas. Nadie me llamó la atención. 24 años después, el desquite estaba servido.  



La Sala de los Albecerrajes. Arriba, detalles interiores de la cúpula ricamente adornada y los ventanales superiores que concedían una iluminación con tonos cambiantes según el momento del día. Abajo, la cúpula vista desde el exterior; totalmente sobria a ojos ajenos a los habitantes de palacio.


Detalles del Mirador de Lin-Dar-Aixa, en la sala de los Ajimeces. Desde estas ventanas se podía contemplar la ciudad de Granada antes de que Carlos V construyese su pabellón residencial justo delante.





















Y las dos ultimas imágenes. Otra vista de los Palacios Nazaries y el antiguo foso defensivo que rodea la ciudad palatina, hoy camino practicable.

Y no quiero acabar esta entrada sin mencionar a Washington Irving, que siendo embajador de EEUU en España en el año 1829 y tras su visita a Granada, se inspiró en este magnifico monumento para escribir su obra "Cuentos de la Alhambra". Es el mismo autor del clásico relato corto de terror La leyenda de Sleepy Hollow, también conocida en nuestro país como La leyenda del Jinete sin Cabeza.


Espero que este pequeño reportaje haya despertado deseos de visitar esta maravilla construida por los árabes en España.


www.senderosyveredas.com


Comentarios