El Barco de Avila, La Covatilla, Candelario y Villanueva del Campillo


Esta fue una rápida escapada “de domingo” en coche con varios objetivos en mente: hacer una parada en El Barco de Avila (Avila) para comprar uno de sus productos mas típicos como son las Judias del Barco, subir hasta la Estación de Esquí de La Covatilla (Salamanca) y regresar para visitar el Verraco de Villanueva del Campillo (Avila). También aprovechamos para realizar una visita a Candelario (Salamanca) y parar en el Puertodel Pico (Avila) y disfrutar de sus maravillosas vistas.

Salimos de nuestro domicilio a una hora prudencial y no paramos hasta El Barco de Avila. La visita fue muy rápida, ya que nuestro objetivo principal era comprar sus famosas judias tal como he dicho antes. Aun así me dio tiempo de tomar algunas imágenes de su magnifica Iglesia Mayor de la Asunción de Nuestra Señora y de su castillo llamado de Valdecorneja, perteneciente a la Casa de Alba y ubicado junto al río Tormes, muy cerca del Puente Románico o “Puente Viejo”, como se le llama por alli.


El castillo se usa para eventos culturales

El castillo se ubica junto al rio Tormes

















Iglesia Mayor de la Asunción de Nuestra Señora

Detalle del campanario

























LA COVATILLA

Tras esta rápida parada nos dirijimos a buscar la Estación de Esquí de Sierra de Bejar-La Covatilla. Para ello tomamos la carretera AV 100 en direccion a La Hoya (Salamanca), donde nos desviamos en la vía de acceso de la propia estación. Esta vía de acceso, una buena pero estrecha carretera, cuenta con tramos de pendiente muy fuertes (según la wikipedia de mas de 16 grados de forma puntual que nuestro vehículo notó bastante y eso que de motor no se queda corto). La época del año en la cual realizamos esta visita la estación ya estaba cerrada por falta de nieve, aun así, el dia estaba bastante frío, con lo cual, no nos entretuvimos mas de lo necesario. Nuestra siguiente parada programada era Candelario, y ya puestos, también queríamos aprovechar para comer allí.

Placa conmemorativa de su inauguración

Vistas desde el aparcamiento vacio

Detalle del remonte y pista sin nieve

Vista de los alrededores




















CANDELARIO

Enclavado en la Sierra de Bejar, Candelario destaca por su bella arquitectura serrana y fue declarado como Conjunto Histórico-Artístico en 1975. Cuenta con varias singularidades propias que vale la pena visitar, como su museo etnografico “Casa Chacinera”, que incluye una visita teatralizada de costumbres y labores de la zona, especialmente de la matanza y realización de embutidos, gran base económica del pueblo. Llaman la atención también las típicas “batipuertas”, que son burladeros que se presentan en muchas viviendas delante de las puertas de entrada y relacionadas con su tradición de elaboración de embutidos, o las acequias de agua o “regaderas” de piedra que recorren el suelo de muchas calles y servían para facilitar la limpieza en las labores del despiece de animales. Vale la pena perderse por las calles de Candelario.


Ermita del Humilladero

Las fuentes aparecen por doquier


Candelario y sus bellos paisajes
Detalle de sus calles
A la derecha de la imagen, abajo, se aprecia una casa con su tipica batipuerta a la entrada


























VILLANUEVA DEL CAMPILLO

Una vez realizada la visita a Candelario partimos de nuevo hacia El Barco de Avila para encontrarnos con nuestra siguiente parada en Villanueva del Campillo. Este pequeño pueblo se encuentra a mitad de camino entre El Barco de Avila y la capital abulense por la carretera N 110. En el se encuentra, instalado en la plaza, el mayor verraco de piedra encontrado en la península ibérica hasta la fecha. Estas figuras zoomorfas se encuentran repartidas por toda la zona oeste de la península. Su origen es Vetón y se piensa que este tipo de esculturas están vinculadas a cultos para exaltar la fertilidad de la tierra, aunque no se descartan otros usos. El Verraco de Villanueva del Campillo esta parcialmente restaurado ya que no se encontraba intacto en el momento de realizar las excavaciones para su recuperación. Aun así, es una escultura impresionante que nos lleva a evocar como seria la vida en tiempos pre-romanos.

Todo un Coloso de Piedra

A su lado hay uno mas pequeño

El paso del tiempo ha borrado sus detalles principales

Parte restaurada del verraco

Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora, construida sobre una antigua fortaleza templaria. 

Todos los datos referentes a este bonito pueblo los podemos encontrar en el blog Descubriendo Villanueva del Campillo

Y ya de vuelta a casa realizamos una breve parada en el mirador de el Puerto del Pico. Con sus 1.352 metros sobre el nivel del mar, este paso de montaña es una importante vía tradicional que conecta las dos mesetas desde tiempos romanos, como así lo atestigua el bien conservado tramo de calzada romana que salva eficazmente su vertiente sur. También es un importante referente de la antigua tradición transhumante, ya que por aquí pasa el histórico trazado de la Cañada Real LeonesaOccidental, que une las provincias de León y Badajoz.
Todos los años, alrededor del 21 de junio se celebra en el Puerto del Pico las Jornadas de la Trashumancia de la Raza Ovina Avileña, coincidiendo con el retorno del ganado hacia el norte. Cientos (si no miles) de personas acuden para ver como sube el ganado por la calzada romana y participar en una jornada festiva, con actuaciones de grupos de musica tradicional, barbacoas, etc, todo un acontecimiento organizado para recordar la importancia de esta actividad y mantenerla viva. 

Vistas desde el Mirador de el Puerto del Pico. A la derecha observamos un tramo de la calzada romana

Este valle se le conoce como De las Cinco Villas

Desde el mirador tambien se observa la moderna carretera que salva el Puerto del Pico

Detalles del idilico entorno de el Puerto del Pico


Comentarios

  1. No podía estar mejor relatado. Sin duda, un viaje con el encanto de la serranía que alberga tan bonitos rincones y lugares que has reportado con acierto y detalles en esta entrada. A mi particularmente, el pueblo de la roja, me encanta, y es que Candelario es uno de esos pueblos que tienen una identidad tan particular que lo hace atractivo. Pasar un fin de semana allí es genial, y si te nieva de noche mientras duermes como en una ocasión hace ya algunos años para levantarse con todo nevado allí, no tiene precio.
    La pequeña y modesta estación de La Covatilla también significa algo especial para mí, ya que debuté años atrás surfeando sus laderas para terminar completamente amoratado, jejeje.

    Bonito viaje, Santos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Oscar. Me alegro mucho que te haya gustado.

      Eliminar
  2. Muchas gracias por hacer mención de mi blog y de mi pueblo de Villanueva del Campillo en tu pagina.
    Me gusta mucho tu trabajo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario